Farándula

¡VITO MUÑOZ ESTÁ DE CUMPLEAÑOS!

¡VITO MUÑOZ ESTÁ DE CUMPLEAÑOS!

Hace 40 años Vito Muñoz irrumpió en el escenario del periodismo deportivo con un estilo frontal y unas «punch lines» que marcaron su reputación de entrevistador sin concesión. Hoy en día maneja los negocios que heredó de su padre Nelson Muñoz, tiene su propio canal de televisión y sigue siendo una figura destacada de la televisión y radio nacional. Hiperactivo y algo egocéntrico, decidió a los 60 años publicar un libro autobiográfico donde relata por primera vez la muerte de sus padres y de su hermano, la aventura del periodismo, sus numerosos romances y su faceta empresarial. Si pensaban que sabían todo acerca del hombre que cubrió nueve mundiales, se casó cuatro veces y confiesa un amor total a Barcelona, lean esta entrevista, definitivamente Vito Muñoz nunca deja de sorprender …

—¿Cuáles son las imágenes que recuerdas de tu niñez?

—Mis padres llevándome a la escuela, los paseos a los ríos Buenavista, Jubones, el balneario Bajo Alto, donde compartíamos los fines de semana con mis tíos, primos y amigos disfrutando de la geografía de la provincia de El Oro. Tengo muy presente cuando acompañaba a mi padre a las plantaciones de banano y las camaroneras, también estar a su lado cuando íbamos a visitar a los grandes empresarios que tuvieron negocios con él, como Manuel Encalada, Esteban Quirola o Marcel Laniado. Era muy notorio el aprecio que todos le tenían a mi padre.

Foto de propiedad de Revista HOLA ECUADOR

—¿Qué significó para ti vivir solo en Quito e ingresar a un cole- gio militar?

—Como yo amaba el fútbol mi padre me decía que iba a tener la oportunidad de ver jugar a los mejores equipos del mundo en Quito, pero más que todo iba a educarme como corresponde. Primero fui a la escuela a estudiar quinto y sexto grado para acoplarme a la secundaria que se me venía en la Academia Militar Ecuador, donde la disciplina tenía injerencia en las calificaciones. A los diez años de edad llegué a Quito y tuve que lidiar con el acné, la toma de medicamentos y más que todo obtener buenas calificaciones. Fue una escuela de vida.

—¿De dónde crees que viene la personalidad muy atípica que tienes?

—Mi familia desciende de vascos (mi madre es Ugarte) y de italianos (mi padre es Muñoz Custodia). De esa mezcla salió lo que tenía que salir… una persona con carácter fuerte.

—En tu libro hablas mucho de tu padre y de lo duro que fue contigo cuando decidiste seguir tu propio camino…

—Mi padre se hizo solo en la vida y era muy duro y exigente. Cuando yo tenía siete años de edad nació mi hermano Abel, y tres años después de su nacimiento me fui a Quito para estudiar. Entonces se proyectó una gran relación entre mi padre y el único hijo que vivía con él. Siempre recuerdo una frase de mi padre: «Si mi hijo mayor me defrauda que mejor Dios me recoja». Eso lo escuché tras las puertas y me llegó tanto que cuando ya me tocó decirle que renunciaba al estudio de administración de negocios fue un momento terrible. Me miró y me dijo: «Es lo que has elegido, sigue tu camino pero solo». Lo asumí sabiendo que volcarme a mi vocación de periodista iba a significar un distanciamiento y una decepción de mi padre hacía mí. A partir de ese momento me ignoró y volcó toda su atención hacia mi hermano.

Foto de propiedad de Revista HOLA ECUADOR

 

—En un lapso de cuatro años perdiste a tu hermano luego a tus padres, ¿qué cambió en ti esta tragedia?

—La muerte de mi hermano en el 2005 marcó un antes y un después en mi vida, porque de periodista paso a asumir la responsabilidad de mi hermano y me involucro en el área empresarial. Cuando mueren mis padres y me quedo solo es cuando siento la mayor presión y se dan cambios, porque quedándome huérfano empiezo a sentir la responsabilidad de tomar decisiones solo. Se crea en mí un compromiso de ser lo que mis padres no vieron en mí en vida: un sobresaliente empresario y un comunicador titulado como me lo venía reclamando mi mamá.

 

—Tuviste una relación compleja con tu hermano, ¿en qué radica?

—En que éramos de caracteres muy diferentes, él demasiado confiado y yo con malicia porque me hice solo en la calle. Cuando mi hermano regresó de Estados Unidos, mi padre le entregó todo después de su graduación, dirigió la empresa sin haber tenido experiencia y desconociendo lo que es tener un jefe.

Yo tuve el privilegio de trabajar para Luis Noboa Na-ranjo, Antonio Granda Centeno, Nahim y Roberto Isaías, Fidel Egas… esas escuelas me permitieron asimilar sus estilos de liderazgo rigurosos y exitosos. Mi hermano era brillante pero era un hombre de corazón generoso y en El Oro era como un caramelo de leche y miel, al que le rodearon las moscas.

 

—¿Cuál fue tu primer logro periodístico?

—En el año 1986 recibí la llamada de don Xavier Alvarado y me invitó a formar parte del proyecto Ecuavisa Mundial de México. Viajé a México e hice la cobertura y el despliegue más grande de toda mi carrera. Fueron 40 días donde no quedó un aconteci- miento sin cubrir ni una figura sin ser entrevistada. Entrevisté a Maradona, Pelé, Valdano, Michel Platini. Recuerdo que Vistazo publicó un artículo de cuatro páginas titulado: «Vito, la estrella del Ecuador en el Mundial». Coincide que este artículo salió en la misma edición cuya portada era la boda de nuestra estrella deportiva Andrés Gómez. Fue entonces que mi padre, que toda la vida había comprado Vistazo, recién pudo dimensionar que no estaba perdiendo mi tiempo entrevistando a «pateadores de pelota», como él decía. Cuando yo regreso ¿quién crees que me estaba esperando en el aeropuerto?… ¡Mi papá!. Me abrazó y no dijo una palabra. En su vida nunca me felicitó.

 

Foto de propiedad de Revista HOLA ECUADOR

—¿Cuáles son los éxitos que dedicas a tus padres?

—Me condecoró la Municipalidad de Guayaquil como mejor ciudadano en el 2102; me gradué como periodista a los 60 años de edad y luego de la muerte de mis padres en el 2010 logré resultados empresariales impresionantes. Todo eso se resume en la frase de Shakespeare: «Sabemos lo que somos pero no qué podemos llegar a ser». A los hijos hay que darles tiempo y creo que por fin puedo demostrar a mis padres de lo que soy capaz.

 

—¿De tu entorno, quién es la persona que mejor te conoce?

—Mi primo Pipo Muñoz, mi amigo y socio empresarial Atilio Solano y mi compañero de mil batallas, el «Pocho» Harb.

 

—Hablemos un poco de las mujeres… ¿Te duele que te sigan mencionando la diferencia de edad que siempre existió con tus novias?

—Si no fuera un personaje público nadie pusiera los ojos sobre mis actividades. Desde el año 1977 que inicié mi vida pública he sabido asumir lo que represento. Uno está en una pecera iluminada y lo acepto.

 

—¿Qué buscas en una mujer?

—Que sea una compañera de vida. Una persona con la cual formemos una alianza que nos permita llenar nuestras expectativas. Mi esposa me atiende como una madre que prepara a su hijo para ir a la escuela. Se encarga de elegirme la ropa, prepararme el desayuno, me pone los periódicos en la mochila… Comprensión, respeto y comunicación es lo que existe en mi relación.

 

—¿Te arrepientes de algo en tu vida sentimental?

—No quedan huellas del pasado. No tengo cicatriz porque prefiero ser inestable y no infeliz.

 

—¿Cómo explicas el hecho que siempre estuviste con mujeres más jóvenes?

—He sido así toda la vida. Cuando tenía 18 años, mi primer amor tenía 14. Creo que esa relación despertó en mi un sentido paternal. Siempre he sido paternalista y protector. Quizás viene del hecho de haber vivido la sobreprotección de mi padre hacia mi madre, quizás porque las mujeres de mi edad son autosuficientes y no permitirían que pueda expresar este sentido paternalista.

Foto de propiedad de Revista HOLA ECUADOR

 

 

—¿Podrías vivir sin ser una persona pública?

—Ya no porque tengo mi propio canal de televisión (risas). Sigo esforzándome y no pienso en el mañana. Disfruto mi exposición.

 

—¿Qué haces cuando no trabajas?

—Me gusta ir al campo para montar caballos o ir a la playa y navegar con mi esposa y mi sobrina que ya vive con nosotros. Ella es como mi hija, se llama Elka y tiene cuatro años.

 

—¿Cuáles son tus héroes en la vida?

—Leonardo Da Vinci, Walt Disney, Albert Einstein y Steve Jobs me enriquecen y me inspiran.

 

—¿Qué sueñas para tu esposa?

 

—Se está preparando y va creciendo. Le encanta la lectura y adquirir conocimientos. Ella estudió moda y asesoría de imagen y se dedica a ello de corazón. Todos los días va al gimnasio con una personal trainer que le asesora en rutinas de ejercicio y nutrición. Me gusta que se sienta realizada porque me transmite su felicidad. Ella tiene un carácter fuerte, pura estirpe manabita.

 

—¿Qué te faltaría para sentirte totalmente realizado?

—Después de muerto vendrá mi realización. Hoy por hoy soy un obrero que se entrega responsablemente a todas sus tareas.

 

FUENTE: REVISTA “HOLA” ECUADOR

ca-pub-3793667194620294
Click to add a comment

More in Farándula

LAS TRIPLE “A” ENCIENDEN LAS NOCHES

Fuull.ecagosto 15, 2018

PRESENTADORA DE TV ACUSA A ‘LA ROJA’ DE AMENAZARLA

Fuull.ecagosto 15, 2018

¡NOVELA DE SHARON CAUSA FUROR EN LAS REDES SOCIALES!

Fuull.ecagosto 15, 2018

CARLOS RIVERA ESTRENÓ SU NUEVO TEMA “REGRÉSAME MI CORAZÓN”

Fuull.ecagosto 15, 2018

RECUÉRDAME ¡LLEGA A ECUADOR!

Fuull.ecagosto 15, 2018

LA CRUDA VERDAD DE JBALVIN

Fuull.ecagosto 15, 2018

¿A QUÉ CANTANTE ECUATORIANA VIENE A APOYAR LA TÍA DE MALUMA?

Fuull.ecagosto 15, 2018

EDUARDO ANDRADE ABANDONA ECUADOR

Fuull.ecagosto 15, 2018

¡RECONOCIDO EX FUTBOLISTA SERÁ PAPÁ!

Fuull.ecagosto 14, 2018

EN MEDIO DE LA TORMENTA ALEX PLÚAS ENCONTRÓ EL AMOR

Fuull.ecagosto 14, 2018
Somos la página número uno del país en noticias de farándula, entretenimiento y el espectáculo nacional e internacional.


Copyright © 2017 Fuull Farándula